Saltar al contenido
Probióticos

Qué son los prebióticos

En el ámbito de la alimentación, muchas personas se preguntan qué son los alimentos probióticos o qué son los prebióticos. Ambos conceptos son diferentes, por ello en este artículo nos vamos a centrar en darte toda la información posible acerca de los prebióticos.

alimentos prebióticos
Lista con alimentos prebióticos. Más adelante explicamos qué son los GOS, FOS, Inulina y el almidón resistente

El tipo de alimentación del ser humano se ha ido desarrollando a lo largo de su extensa vida. El consumo de prebióticos se remonta a los homínidos, donde tenían una alimentación basada en vegetales. Posteriormente, con la evolución, el consumo de carne y de otro tipo de alimentos no hizo que el ser humano dejara de consumir frutas, semillas o tubérculos, dejando de lado una alimentación vegetariana a convertir al ser humano en omnívoro.

¿Qué son los prebióticos?

Los prebióticos son sustancias que no son digeridas por el intestino delgado, pasan directamente al colon. más bien sirven de alimento para cierto grupo de bacterias que habitan en el intestino. Dicho de otra forma, son sustancias fertilizantes que estimulan el crecimiento de bacterias sanas en el intestino, mientras que disminuye el de las bacterias no tan sanas.

Mayoritariamente, podrás encontrar las sustancias prebióticas en alimentos de origen vegetal y en la leche materna. Ejemplos de alimentos prebióticos podrían ser: ajo, cebolla, alcachofas, plátano, así como otro tipo de productos vegetales. Otra fuente importante de sustancias prebióticas es la raíz de achicoria, que es especialmente recomendada por la inulina y la oligofructosa.

Un prebiótico se define por tener las siguientes características:

  1. Ha de ser una sustancia que no se degrade ni se absorba durante su tránsito por el tramo digestivo superior (estómago e intestino delgado).
  2. Debe sufrir una fermentación bacteriana una vez alcanzado el colon.
  3. Esta fermentación ha de ser selectiva, es decir, favorecer la actividad y la proliferación de determinadas bacterias intestinales que ejercen efectos beneficiosos para la salud del huésped (bifidobacterias y lactobacilos).

Lee el artículo que tenemos en El Blog de Probióticos sobre los alimentos probióticos y sus beneficios. Así tendrás una visión más clara sobre los dos términos, ya que no son lo mismo y se pueden confundir.


Beneficios de los prebióticos

Con la información dada en el apartado anterior, ya queda resuelta la pregunta de qué son los prebióticos. Ahora en este apartado vamos a hablar de los beneficios que nos pueden aportar el consumo de alimentos que contengan sustancias prebióticas.

Tipos de prebióticos

Ya sabiendo qué son los prebióticos y sus posibles beneficios, vamos a hablarte acerca de los diferentes tipos de prebióticos que podrás encontrar.

La oligofructosa

Es un polisacárido formado por varias moléculas de fructosa. Se encuentran en bastantes frutas y verduras como:

  • La raíz de achicoria
  • Plátanos, cebolla, espárragos, puerros.

Actúa como una fibra dietética, aportando bacterias buenas que ayudan a la digestión. No es digerible y estimula el crecimiento de la flora gastrointestinal. La oligofructosa favorece la absorción del calcio.

La inulina

La inulina es una familia de glúcidos complejos. Se encuentra en varios alimentos como por ejemplo en tubérculos como la patata. Se ha demostrado en ciertos estudios, que la inulina es un prebiótico eficaz contra el estreñimiento en personas mayores, ya que ayuda a restablecer las bifidobacterias que se van degradando con la edad.

Los galáctooligosacáridos. GOS

Son fibra soluble que se encuentra en la leche materna, así como en productos lácteos.

En The American Journal of Clinical Nutrition comentan el tema de las dietas en las que se incluyen alimentos con galactooligosacáridos. El consumo de esta fibra está demostrado que ayuda a reducir el estrés y calmar la inflamación intestinal.

El almidón resistente

El almidón resistente es aquel que se forma después de cocer los alimentos como la patata o los garbanzos y dejarlos enfriar a una temperatura de unos 4 grados durante 24 horas antes de ser ingeridos.

El hummus por ejemplo sería una muy buena opción como prebiótico, ya que se prepara cociendo los garbanzos y luego dejándolos enfriar en la nevera una vez hecho el hummus.

Fuentes: