Saltar al contenido
Probióticos

Qué es el Kéfir y para qué sirve

qué es el kéfir
qué es el kéfir

¿Sabes qué es el kéfir?. Siendo el Kéfir uno de estos productos modernos que reúnen estos requisitos: fácil adquisición y facilidad de consumo, de la mano con todos los aportes nutricionales y benéficos que ofrece al organismo. Conoce un poco más de esta magnífica bebida originaria del Cáucaso y aprovéchate de sus innumerables beneficios.

¿Qué es el kéfir y para qué sirve?

El kéfir es un alimento generado a partir de un hongo que lleva su mismo nombre.  El kéfir es una bebida (kéfir de agua) o yogurt (kéfir de leche) fermentada que la podemos obtener de la fermentación de los nódulos de kéfir.

Existe kéfir de leche de cabra, oveja y vaca o el kéfir de agua. Es un probiótico que facilita la digestión y mejora las defensas del organismo. Según tus gustos podrás hacer kéfir de cabra, oveja o de vaca.

Al kéfir también se le conoce como yogur búlgaro, leche kefirada, yogur de pajaritos o yoka.

El kéfir se diferencia del yogurt porque intervienen bacterias de los géneros Lactococcus, Streptococcus y Lactobacillus, que rigurosamente convierten la lactosa en ácido láctico y liberan C02. Participando también colonias de kéfir de hongos unicelulares de los géneros Kluyveromices y Saccharomices (el hongo de la cerveza y el vino), que le confiere ciertas peculiaridades, una fermentación lacto-alcohólica (en torno al 1-2% de alcohol) que espesa levemente la leche, hace pequeños grumos y la agría mucho más debido a que las bacterias producen caseína. Es decir el kéfir fermenta gracias a una combinación de diferentes bacterias y levaduras. Además, como se explicó, en la fermentación se produce una pequeña cantidad de alcohol y CO₂, por lo que es ligeramente gaseoso.

Recomendaciones para hacer kéfir en casa

Usa preferiblemente leche fresca. Puedes usar leche semidesnatada si quieres, pero las propiedades y las bacterias probióticas resultantes no serán las mismas.

Ocupa con el líquido solo ¾ del tarro de vidrio. Durante le proceso de fermentación tanto del kéfir de leche como del kéfir de agua, se expanden, con lo cual, para que haya cabida para la presión de gas generada durante la fermentación, deberás dejar un espacio vacío y no llenar el bote hasta arriba.

Usa utensilios de madera o cerámica y colador de plástico. Ya que el uso de materiales metálicos podría alterar las propiedas y el proceso de fermentación del kéfir.

Endulzar el kéfir de leche. El kéfir suele tener un punto entre ácido y agrio. Si quieres endulzar el kéfir de leche, elige hacerlo con azúcar en vez de miel, ya que podría reducir la población microbiana.

Utiliza agua mineral. El cloro del agua del grifo podría destruir los microorganismos del kéfir, alterando las propiedades probióticas del kéfir.

Mantén los grumos en un estado vital constante. Para que se conserve su poder fermentador, cambia la leche cada 24 horas si no vas a utilizar el kéfir.

La temperatura ambiente no debe ser menor a los 20°C. La temperatura debe ser más o menos constante entre 20°C y 25°C. No dejes tu kéfir en un lugar donde le de directamente la luz solar.

Tapar el recipiente de fermentación con un paño de tela . Tienes la opción durante la fermentación, de tapar el recipiente con un paño de tela, así se facilita la salida del gas a la vez que se impide la entrada de patógenos.


Te dejamos un vídeo super interesante explicado por Maribel, de Sevilla, sobre cómo hacer kéfir de agua en casa paso a paso.


Cómo se usa el kéfir

El kéfir es una bebida que puede tomarse como cualquier otra. El de leche tiene un sabor algo ácido, por lo que se puede endulzar como hemos visto anteriormente.

Al Kéfir de leche se le pueden dar muchos usos y acompañar diversas recetas, sin embargo, recuerda que en la cocción perderá muchas de sus propiedades. No debería ser hervido ni expuesto a altas temperaturas.

Algunas formas de consumo son: acompañado de cereales muesli o fruta fresca con el desayuno, como base en batidos de frutas o cremas de verduras, aderezado con hierbas aromáticas, para cocinar, haciendo bizcochos u otras recetas.

En cuanto a la cantidad, puedes comprobar por ti mismo cuál es la cantidad ideal en tu caso pues no hay una indicación precisa.